Seleccionar página

Principalmente, soy fotógrafo de boda, es lo que mayoritariamente realizo, aunque realizo otras disciplinas como fotografía de producto, familiar y deportiva.

Muchas veces, en conversaciones, o cuando dices a lo que te dedicas, escuchas el comentario: “ah, BBC?” “ah, bodas bautizos y comuniones” de gente anónima totalmente fuera de este mundo, pero también lo he escuchado de compañeros fotógrafos, “yo es que eso de las bodas, es muy cursi”. Varias cosas más, pero en muchas ocasiones, dando a entender, como si la fotografía de boda pudiera ser fotografía de “segunda”.

A mi no me molesta, para nada, me siento muy orgulloso de la disciplina que realizo, y esos comentarios son siempre desde el desconocimiento, ya sean gente no fotógrafa o fotógrafos que no han intentado nunca cubrir un enlace.

espectador de una historia

Hoy día ha cambiado la fotografía de bodas, almenos, en la mirada y la manera de muchos compañeros. En mi caso y creo que en el de muchos, creo que ahora, somos espectadores de una historia, y aunque en algunas ocasiones debes dirigir a las parejas para conseguir la fotografía que quieres, en la mayor parte del día, simplemente miras, y explicas el día, según tu mirada, fotografiando momentos, miradas, abrazos, etc. Pero también, y ahí es donde está la riqueza de un fotógrafo de boda, necesitas fotografiar muchas otras cosas, arquitectura del lugar donde decidieron casarse, detalles del día, decoración, ambientes.

Todo ha sido escogido por la pareja por algún motivo, muy pocas cosas se dejan al azar, por lo que, cada una se merece nuestra atención, además, ayudaran a explicar la historia de su día.

En el caso de las imágenes que acompañan el post, se trata de la boda de Catherine&Bruno, una pareja de culturas diferentes que decidieron realizar una ceremonia tranquila en La Seu de Manresa.

El día comenzó lloviendo, mucho, pero el tiempo nos respetó para el momento de la salida de los novios de la iglesia.

Todo ello, forma parte del día, y así lo quise retratar. Tomando fotografías de la basílica, detalles, reflejos, lluvia y cielo.

¿Simplemente un fotógrafo de boda?

 

No te lo pienses, en una boda se dan muchísimas situaciones donde debes realizar fotografía de “acción” en lugares con poca luz y sujetos moviéndose, corriendo, bailando. Se dan momentos únicos e irrepetibles que tienes que captar para immortalizarlos. Debes retratar el lugar escogido por la pareja, que fue ese por alguna razón.

Debes realizar fotografía de producto, los anillos, los detalles, la decoración.

Debes interactuar con las personas para sacar lo mejor de ellas, retratarlos, cuidar el vestido de ella y el traje de él, que luzcan y que se sientan modelos de moda por una vez.

Todo ello sin perder de vista todo lo que está sucediendo a tu alrededor. Así que:

si, si soy un fotógrafo de boda, pero no, no soy simplemente un fotógrafo de boda.

 

Os dejo un par de nombres de artistazos en el mundo de la boda, almenos para mi: Xulio Pazo en fotografía y Alejandro Huyro en vídeo.